Logo Amway

Blog oficial Amway México

  • Motivacion
  • Negocio
  • Emprendimiento Inclusivo

Cómo saber si tu emprendimiento es inclusivo

25-04-2022

La inclusión es un tema que nos concierne a todos como sociedad y como parte de una comunidad donde las realidades y necesidades de sus integrantes son distintas a las nuestras. Por eso, si estás empezando un negocio, es importante que consideres que sea lo más accesible que se pueda para todas las personas.

 

De acuerdo con un artículo de Forbes, la inclusión tiene que ver con la cultura y comportamientos que reconocen el valor de los individuos como personas, lo cual fomenta la diversidad. Además, un emprendimiento inclusivo crea oportunidades de crecimiento para personas que son parte de grupos en situación de vulnerabilidad, los cuales, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) incluyen a las infancias y adolescencias, personas mayores, mujeres, personas con discapacidad, pueblos originarios y afrodescendientes, comunidad LGBTTTI+, migrantes y personas habitantes de zonas rezagadas, desplazadas por conflictos, o afectadas por desastres y el cambio climático.

 

El Observatorio Empresarial contra la Pobreza (OEP), con sede en España, explica que los negocios inclusivos son “actividades económicas que integran en su cadena de valor a comunidades de bajos ingresos, o grupos expuestos a algún tipo de vulnerabilidad, como clientes, proveedores, distribuidores o empleados, que logran ser rentables y, a su vez, generan un impacto social que mejora las condiciones de vida de las personas implicadas”. 

 

Razones para adoptar modelos de inclusión en un negocio.

La misma OEP, en un informe presentado en 2018, menciona que, entre otras cosas, los negocios inclusivos ponen en marcha fórmulas que rompen con lo tradicional, promoviendo modelos más creativos y con mayor impacto social. Asimismo, que en las nuevas generaciones, especialmente la millenial, hay un gran deseo de ayudar a tener un mundo mejor y buscan que las empresas adopten valores sociales universales. Por otra parte, los emprendimientos que apuestan por la inclusión apuntalan su posición de liderazgo, construyen reputación positiva, atraen talento, innovación y credibilidad.

 

Un artículo del portal Expoc, especializado en comunicación de sustentabilidad y responsabilidad social empresarial, ofrece dos pistas para saber qué tan inclusivo puede ser nuestro negocio:

 

  • Sensibilización. Lo primero siempre será hablar del tema para comprender su importancia. Busca información y asesoría con personas o sitios con experiencia comprobada en materia de inclusión, esto ayuda a reflexionar y erradicar prejuicios que a veces reproducimos sin querer. Y si tienes personal o equipo de colaboradores, considera la posibilidad de apoyarles con charlas o talleres de capacitación.
  • Políticas y prácticas inclusivas. Hay compañías que eliminan el código de vestimenta o brindan facilidades de horario u operativas al personal femenino o que viva con alguna discapacidad. Otra idea puede ser establecer alianzas estratégicas con proveedores de insumos, procesos o servicios impulsados por organizaciones comunitarias o encabezadas por asociaciones creadas por grupos en situación de vulnerabilidad.

 

De la misma manera, la revista Merca 2.0 destaca el valor del marketing inclusivo, que consiste en generar contenidos que conecten con públicos cada vez más diversos, difundidos a través de los canales de comunicación adecuados según la audiencia a la que quieras llegar. Para esto, propone 4 estrategias:

 

  • Investiga a fondo las inquietudes, anhelos y preocupaciones de tu segmento meta.
  • Utiliza lenguaje inclusivo. El español, además de bello, es un idioma riquísimo en palabras y recursos que facilitan la creación de mensajes en los cuales tu mercado se sienta representado y valorado.
  • Cuenta historias reales tuyas o de alguien que acepte compartir su experiencia, sin exagerar o forzar solo por llamar la atención.
  • Importantísimo: que tus actos sean congruentes con tus valores.

 

Toma en cuenta que, para abrazar la inclusión en tu emprendimiento, debes tener pleno convencimiento para hacerlo y no porque lo consideres una moda. Quienes consuman tus productos o servicios merecen honestidad y si sienten que no la reciben, te lo harán saber fuerte y claro. Es por eso que hacer sentir de forma genuina a todas las personas que son respetadas y consideradas parte de una comunidad logra que tu negocio sea más humano y cercano con el público, generando empatía y confianza.

 

¡Contribuir a una sociedad más inclusiva para todas las personas hace posible vivir tu vida como tú la quieres! Comparte este artículo y pon el tema sobre la mesa, y dinos en los comentarios cuál es tu estrategia para que la inclusión sea realidad en tu negocio.